Archivo de etiquetas para Rectificado de interiores

TEMSA amplía su capacidad productiva con una Studer CT730

Studer CT730

TEMSA no cesa en su proceso de automatización e innovación en todos sus procesos. La última mejora tecnológica se ha introducido en el área del rectificado de interiores, con la adquisición de la segunda máquina del modelo Studer CT730 de la prestigiosa marca suiza.

Este modelo está especialmente diseñado para el rectificado de piezas de diámetro medio en materiales muy duros, como el carburo de tungsteno o metal duro.
La segunda Studer CT730 se ha incorporado al departamento de rectificado de interiores como consecuencia del actual plan de adquisición de maquinas para potenciar la automatización en la producción. Máquinas como esta junto con el CAD-CAM de TEMSA de última generación permiten reducir la injerencia humana al mínimo.

La Studer CT730 aporta varias ventajas: por un lado, hace posible producir radios con una gran homogeneidad, asegurando sus puntos de tangencia. Permite además la repetitividad perfecta de dichos contornos internos en producción seriada. Por otro lado consigue unos acabados antes de pulido excepcionales.

La Studer CT730 será de gran utilidad para TEMSA, ya que también permitirá aumentar la productividad en las piezas denominadas sencillas, pudiendo ofrecer así a susclientes la mayor variedad de productos a un precio competitivo.

Matrices de estampación en frío con fugas de aire (II) por rectificado: matrices modulares y núcleos partidos.

Hay matrices de metal duro para la forja en frío a las que se les puede añadir fugas de aire sin pasar por la erosión. Dos tipos principalmente son las matrices que existen a las que se les puede añadir esta tecnología: las matrices de extrusión con los núcleos partidos y las matrices modulares. Los motivos son los mismos que ya vimos en la entrada anterior de fugas de aire.
Y en ambas herramientas mencionadas se sigue el mismo principio. Aprovechando la unión entre los elementos se rectifican 4 regatas a 90º con una anchura aproximada de 1mm y una profundidad aproximada de 0,3mm en la base de la herramienta de metal duro (sea ésta el núcleo superior de una matriz de extrusión o la base de una matriz modular) y luego se continúan estas regatas todo a lo largo de la herramienta hasta salir por arriba. Así conseguiremos evacuar presión que pueda generarse en la extrusión o entre las matrices modulares y descargar posteriormente en la frontal de la matriz. Y todo esto sin recurrir a la erosión por penetración.

Ejemplos de fugas de aire por rectificado

Fugas de aire por rectificado en núcleos partidos y matrices modulares

Matrices de extrusión con núcleos partidos (I). Concentricidad

Las matrices de metal duro pueden tener distintos tamaños, desde las muy grandes a las muy pequeñas. Los fabricantes de matricería desde hace ya algún tiempo han conseguido desarrollar su tecnología para poder cortar los núcleos en matrices suficientemente largas y que así su producción sea menos costosa. De todas las matrices de metal duro, las más exigentes para esta tecnología son las matrices de extrusión por las altas presiones a las que están sometidas, lo que hacen que el núcleo superior pueda saltar.

 

¿Se pueden partir los núcleos de extrusión en su caja superior?

 

TEMSA lo hace a menudo y con muy buenos resultados. Para ello se corta el núcleo a una distancia prudencial por encima de la extrusión. Muchos clientes nos plantean la pregunta de cómo evitamos los posibles problemas de desconcentricidad entre el núcleo superior y el inferior. Cualquier variación, por pequeña que sea, hará que el material se agarre y acabe por romper la matriz. TEMSA soluciona este problema matando los cantos vivos de ambos núcleos de metal duro creando un pequeño chaflán en ambos cantos. Esto también se puede realizar mediante un radio. Además, se pueden utilizar las particiones para añadir fugas de aire. Con este sencillo método evitaremos esas pequeñas desconcentricidades que puedan surgir en los núcleos.

 

Detalle de unión entre núcleos de metal duro para evitar concentricidad

Detalle de unión entre núcleos para evitar evitar desvíos de concentricidad

Matrices de extrusión sin anillo de reducción

A veces el diseñador de un proceso de conformación en frío tiene tantos detalles a calcular que no presta atención a otros que podrían echar a perder todo el proceso. Este es el caso con que a veces nos encontramos: en matrices de extrusión complejas, el diseñador se ha olvidado de añadir un desahogo tras la extrusión.

Si reducimos sin un anillo de reducción, habrá mucha superficie de fricción entre el material y la matriz. Habremos de evitar esto pues por las presiones ejercidas y la fricción, el material tenderá a griparse y adherirse a la superficie de la matriz de extrusión, y está consecuentemente estallará. Si una vez que hemos reducido abrimos el diámetro unas centésimas, reduciremos la superficie de fricción y el diámetro de reducción tendrá una vida útil más larga. Una longitud suficiente podría ser de 2mm.

Esto es lo que llamaremos el anillo de reducción de una matriz de extrusión.

Dos dibujos de extrusiones con y sin anillo de reduccion
Diseño de una matriz de extrusión modificado por TEMSA